La próxima IP de Bioware es enorme y podría tener semejanzas con Destiny