La nueva actualización preview sigue sin arreglar las desconexiones espontáneas de Xbox Live