La entrada de inXile en Microsoft Studios fue un caso de absoluta necesidad según Brian Fargo