La división europea de SEGA adquiere Amplitud Studios, desarrolladores de Endless