La censura complica el lanzamiento de Agony en consolas