Grandes compañías japonesas ya buscan personal para desarrollar en la Next-Gen