Se despejan las dudas y parece que el remake de Final Fantasy VII no tendrá exclusividad en consolas