Al productor de Final Fantasy XIV le gustaría que el próximo juego de la saga tuviera más fantasía y menos mechas