Electronic Arts convierte BioWare en un estudio de apoyo y frena sus próximos juegos