¿El resurgir de las aventuras gráficas?