El remake de Resident Evil 2 emplea a 200 desarrolladores más que Resident Evil 6