El productor de The Incredible Adventures of Van Helsing, preocupado por la CPU y GPU de las consolas