El problema entre Konami e Hideo Kojima podrían haber sido los costes de producción