El nuevo CEO de Microsoft es partidario de la marca Xbox y los estudios first party