El creador de Earthfall anima a Sony y Microsoft a acabar con las generaciones