EA muestra sus «pelazos next-gen» con el motor Frostbite