Dragon Ball Z: Kakarot consigue sacar el máximo partido a los mejores componentes de AMD