Digital Foundry cree que las próximas consolas no deberían centrarse en los 4K nativos