Destiny continúa, pero no recibirá más actualizaciones: Bungie se centra en la segunda parte