Después de SEGA, ahora es CAPCOM la que visita las oficinas de Microsoft