La demo de Anthem terminó con una Tormenta de titanes