Microsoft Research podría haber dado con la clave para resolver el problema de la latencia en los juegos