El desarrollo de Dead Island 2 podría haber cambiado de manos por segunda vez