¿Damos al sonido la importancia que merece?