Cyberpunk 2077 es un juego inherentemente político, según sus creadores