El CEO de Starbreeze deja la compañía y el estudio se declara insolvente para poder salvarse