Abre en Reino Unido la primera clínica para combatir la adicción a los videojuegos