Capcom sigue perdiendo dinero a causa de sus gestiones operativas