La campaña de Disintegration será una “auténtica montaña rusa”