Bioware podría haber cerrado de no ser por Electronic Arts