Así es como HoloLens puede hacer que los juegos sean mucho más inmersivos