Asi sería el argumento de KOTOR 3 si hubiera existido