Análisis de Retromania Wrestling



La lucha libre siempre ha tenido una inmensa cantidad de fanáticos, desde sus comienzos en teatros y gimnasios hasta la explosión mundial que se consiguió gracias a la televisión que logró llevar a los más exóticos luchadores a las más recónditos lugares del mundo. En algunos países este espectáculo está muy arraigado culturalmente, tal es el caso de México donde hablar mal de “El Santo” puede considerarse una gran ofensa o en Estados Unidos donde las diversas asociaciones de lucha libre facturan millones de dólares en regalías. Japón es otro de los territorios que vive esta disciplina con mucha intensidad y curiosamente donde este Retromania Wrestling tiene sus raíces.

Los videojuegos y la lucha libre siempre fueron de la mano y en la actualidad las sagas más preponderantes, con sus aciertos y fallos, corresponden a la americana WWE y a la japonesa de Fire Pro Wrestling, pero allá por los 90s, en esa era dorada de Hulk Hogan, un título de Technōs Japan dominaba los salones recreativos: el WWF Wrestlefest, una delicia audiovisual que ponía en pantalla con grandes sprites a los luchadores favoritos del público en una experiencia fantástica que se podía disfrutar hasta de a cuatro jugadores en simultáneo. 


  Síguenos en Google News

Retrosoft Studios decidió realizar una secuela de ese título legendario conservando la estética y modernizando ciertos aspectos jugables y técnicos sin alejarse mucho del título al que hace homenaje. Una apuesta fuerte para traer el presente una idea que fue excelente en su momento pero que podría ser difícil de emular en estos tiempos donde la industria de los videojuegos y su público tienen otros parámetros.

Súbete al ring conmigo para analizar este título y ver qué nos ofrece además de un vuelo directo hacia el mundo de la nostalgia noventera.

 


Apartado técnico

Desde el menú de inicio ya sabrás que no necesitas de una máquina del tiempo o de un DeLorean para viajar a los 90s, ya que el título te transportará a esa mítica época en un abrir y cerrar de ojos. Más allá del alucinante arte en píxels que los diseñadores han logrado crear y los diferentes detalles de los escenarios, todo el resto del acompañamiento luce una estética noventera: los colores estridentes, las ropas de los luchadores, los gestos y las provocaciones, en donde mires el juego te presenta un pack completo de nostalgia.

Lo mismo ocurre con el apartado musical que acompaña la experiencia jugable con estridentes guitarras en chiptune que te harán aumentar la adrenalina durante los combates, especialmente en las competencias en las que 6 luchadores en simultáneo se demuelen a golpes sobre el ring y fuera de él. En lo que a sonidos se refiere, los golpes, las caídas, y las interacciones generales con los escenarios se sienten muy bien y están bien logradas, aunque los comentarios de los relatores se pierden un poco entre la música y son bastante repetitivos.

Los distintos modos de juego presentan cinemáticas en varios momentos y si bien creo que suman a la ambientación, también me parece que el estilo caricaturesco con el que se representa a los luchadores en esa parte no está a la altura de la estética del resto del título. En lo personal, creo que le habría venido muy bien conservar el arte en píxeles pero con un estilo más “serio” si se quiere.

Otro de los aspectos que no me termina de convencer es que el juego no está localizado al español ni en sus diálogos ni en los menús de la producción, lo cual puede hacer que algunos jugadores de habla hispana no se interesen tanto por el título, algo que sería una pena porque realmente las interacciones entre los luchadores bien valen la pena ser entendidas, especialmente en el modo historia donde tendremos varias opciones para elegir que definirán distintos caminos en nuestra carrera. 


Jugabilidad

Los desarrolladores se decantaron por un sistema de control muy simple que a mi entender hace que el juego sea muy disfrutable a diferencia de otras producciones de la misma disciplina en donde prima el presionar botones constantemente como si el jugador estuviese sufriendo convulsiones extremas. En Retromania Wrestling tendremos un botón para correr, un ataque débil, uno mediano y uno fuerte además de un botón para crear “momentum”. Simple y efectivo.

El “momentum” está representado por tres cuadrados debajo de la energía de los luchadores y se irá rellenando a medida que ganemos agarres y golpeemos a nuestro oponente de diferentes formas. Este indicador es bien importante ya que al principio solo podremos ejecutar golpes o llaves débiles hasta que el resto de los cuadros se rellene.

Como sucede en la saga Fire Pro Wrestling salir vencedor de la lucha de agarres será cuestión de atención. Una ayuda visual en forma de destello verde sobre nuestro personaje nos indicará el momento indicado para presionar cualquiera de los ataques en combinación con uno de los direccionales lo que hará que nuestro oponente sufra de diferentes formas: podrá ser lanzado, presionado contra la lona, arrojado fuera del ring, caer de espaldas o golpeado brutalmente en el rostro. Otras técnicas típicas de la lucha libre tampoco faltan, por ejemplo, podremos saltar desde las esquinas del cuadrilátero sobre los oponentes caídos, estrellarles la cabeza contra dichas esquinas e incluso salir fuera del ring y golpear a nuestro rival con sillas. Sublime.

El abanico de ataques es sumamente rico. Cada luchador tiene su propio movimiento que representa su personalidad y refleja las técnicas de los luchadores reales. Una de las pocas cosas en contra de la jugabilidad que puedo mencionar es que al tratarse de un juego en 2D muchas veces se requiere bastante precisión para saber en qué línea del escenario el oponente está, por lo que en más de una ocasión mis patadas dobles y otros golpes pasaron por al lado de mi rival sin siquiera hacerle cosquillas.

Para los que no estén muy inmersos en el mundillo de la lucha libre y demás, tienen que saber que la principal federación (o la más famosa) es la WWF/WWE con la cuál el juego no tiene contrato por lo que el roster de personajes es un compendio de otras personalidades que van desde las leyendas de este deporte a estrellas de la disciplina sin tanto renombre. Entre las leyendas se destacan: The Legion of Doom, Nakita Koloff,Tommy Dreamer y The Blue World Order, mientras que en la lista de luchadores actuales se encuentran Brian Myers (Curt Hawkins de la WWE), Colt Cobana (AEW), Johnny Retro (John Morrison de la WWE), Matt Cardona (Zack Ryder de la WWE) y Nick Aldis (Campeón de la NWA).

Las arenas de lucha animan al combate desde la propia entrada de los luchadores que recuerdan a las del ya nombrado título WWF Wrestlefest. Las competiciones reúnen una amplia gama de escenarios, algunas basadas en locales reales como el set de televisión de la NWA Powerrr hasta escenarios propios de cada uno de los luchadores. Incluso podremos ver un guiño al ring de juguete que Hasbro comercializaba en los 90s lo que les sacará una sonrisa a más de uno. 

Los modos de juego incluyen la historia en donde luego de un tutorial muy simple seguiremos la historia de venganza de Johnny Retro y su búsqueda del título para volver a la cima perdida. Este apartado incluye varias opciones que nos plantearán diferentes combates y caminos en donde incluso podemos traicionar a nuestros compañeros y atacarlos a sillazos repentinamente lo que hace que seguir las interacciones y seleccionar distintas rutas sea muy interesante.

En 10 Pounds of Gold encarnaremos a uno de los luchadores para enfrentar a varios rivales con el único objetivo de coronarnos como campeones absolutos y defender el título. Un típico modo arcade que cumple muy bien con lo propuesto. 

Retro Rumble es una batalla gigante, un todos contra todos en donde para coronarnos será necesario ser el último luchador en pie. Un excelente modo de juego para una batalla rápida, intensa y muy divertida. La opción Versus solo nos deja participar en combates con amigos en modo local.


Duración

Este aspecto es el que más trabajo necesita. La historia se puede terminar como mucho en unas tres horas y si bien se puede rejugar para explorar todas las distintas opciones, no es algo que llame mucho la atención y puede estirar la experiencia apenas unas pocas horas más, en especial por lo que sucede tras terminar el modo historia que hace creer que tendremos pronto nuevo contenido y quizás eso extienda mucho más la experiencia

Sería vital para que el juego se conserve en el corazón de todos incorporar un modo en donde se pueda crear un luchador propio con varias características personalizadas como trajes y otros elementos coleccionables. Un modo online es también infaltable y tengo la esperanza de que Retrosoft Studios incluya esto en un parche a futuro para poder disputar un Retro Rumble con muchos otros jugadores.


Conclusión

Retromania Wrestling es tan bueno que aunque no seas un fanático de la lucha libre te encantará como juego. Los condimentos esenciales están presentes para el éxito: hermosos gráficos, buena música, buena jugabilidad y mucha, mucha nostalgia bien expuesta. Faltan cosas, sí, pero nada que unos parches o DLC’s no puedan agregar. Si te gustan los juegos de lucha en general, dale una oportunidad y si eres fan de la lucha libre y creciste en los 90’s con WWF Wrestlemania, deja ya de leer y ve a hacerte con este título, me lo agradeces con una carta para Navidad o torta, lo que te convenga más.

 

8.1
RECOMENDADO

Lo Mejor

  • Los gráficos en píxel art.
  • La música y la ambientación noventera.
  • La cantidad de movimientos de cada uno de los personajes.

Lo Peor

  • Las caricaturas en las cinemáticas no van con el título.
  • La duración de los modos.
  • Aún no cuenta con modo online.
  • No está localizado al español.
8.8 Apartado Técnico
9 Jugabilidad
6.5 Duración
Facebook Twitter E-mail
Gabriel Fuentes

Traductor y localizador de videojuegos apasionado por los títulos retro y los simuladores. Nunca soltó un control desde que le regalaron una Atari 2600.

Deja una respuesta