Análisis de Wartile



Wartile es un juego con una premisa interesante que intenta destacar como un título distinto y accesible. Se trata de un juego de estrategia desarrollado por la gente de Playwood Project y distribuido por Deck13 Spotlight con un lanzamiento reciente en Xbox One, pero que anteriormente disfrutó del feedback de su comunidad en PC, por lo que ya tiene algo de tiempo entre nosotros.

Con su ambientación en la mitología nórdica y siendo vikingos sedientos de batalla, es que Wartile nos adentra en combates llenos de estrategia por turnos e inteligencia.


  Síguenos en Google News


Apartado técnico

Posiblemente uno de los apartados en los que mejor brilla este juego, refiriéndonos estrictamente en lo visual, Wartile es detallista y muy limpio, se nota una dirección de arte trabajada. El juego quiere representar en cada nivel tableros o dioramas y sinceramente lo consigue sin mucho problema, el hecho de que el terreno o el suelo esté diseñado para que los personajes y enemigos se muevan en determinados espacios le da personalidad.

No solo eso, se siente “vivo” el entorno, veremos diferentes escenarios debido a los diferentes tableros o niveles y cada uno, tiene detalles únicos como los colores; ahora bien, con esto no quiero decir que el juego sea un referente gráfico, no lo llega a conseguir, pero, es correcto, es sobresaliente incluso, y resultado es muy llamativo.

Hablando ahora del aspecto sonoro, no se queda atrás, el juego está en idioma inglés, pero por lo mismo de que el titulo toma como referencia la mitología nórdica para su ambientación e historia, las narraciones que constantemente escucharemos se oyen elegantes y por lo mismo, interesantes.

El juego tiene textos en español por lo que no supondrá un problema jugar, los sonidos del ambiente y de las batallas o acciones son simples, pero correctos, suena tal y como debe de sonar, así de sencillo. La banda sonora es otro aspecto que no brilla por ser memorable, pero es correcta y agradable, de melodías relajadas mientras exploremos libremente al extremo opuesto, con composiciones más épicas para cuando debamos enfrentarnos al enemigo.


Jugabilidad

Hablamos de un juego de estrategia que simula ser un juego de mesa en los niveles, es decir cada nivel es un diorama específico con objetivos específicos.

Nuestros personajes al inicio son un par de vikingos que podemos mover libremente por el nivel por un determinado rango de movimientos, podremos mover a cada uno de ellos o a todo el equipo al mismo tiempo.

No se trata de un juego de combate por turnos pues todo sucede en tiempo real, cuando lleguemos o estemos cerca de algún enemigo, éste se percatara de nuestra presencia en la mayoría de ocasiones, lo que ocasionará una batalla en automático. Lo vuelvo a mencionar no es un juego de combate por turnos y aquí es donde brilla su componente estratégico.

Al momento de estar en combate por medio de ralentizaciones de tiempo o como me gusta llamarlo “tiempo bala” deberemos planear una estrategia pues habrá ocasiones en las que los enemigos serán muy fuertes al tiempo que numerosos, por esto mismo es que, haremos uso de las habilidades específicas de nuestro personaje y un sistema de tarjetas.

Hay protagonistas o personajes que destacan en ciertas cualidades, por ejemplo, en ataque cuerpo a cuerpo, como distracción y carne de cañón o como defensa, y debemos aprovechar cada una de estas cualidades a nuestro favor, por ejemplo, si mandas a luchar únicamente al personaje especializado en defensa, lo más probable es que resiste muy bien los golpes hasta su inminente muerte, pero si lo mandas al lado de un personaje de ataque, las cosas se pueden equilibrar mucho más.

El sistema de cartas es curioso, pero algo desaprovechado, es funcional y habrá que cuidar nuestras ventajas, las cartas funcionan como habilidades, trampas o modificadores, tal y como te lo imaginas, usar habilidades, es único de cada personaje, usar trampas nos dará una ventaja estratégica y habrá que observar con cuidado y por último, los modificadores podrán aturdir al enemigo o simplemente, darnos salud.

Lo inteligente es saber en qué momento usar las cartas, es pésima idea gastar todo al inicio para que al final te des cuenta que el uso de una carta podía salvar tu vida.

Los dioramas o niveles, tienen diferentes objetivos que van desde la pelea sin cuartel hasta la exploración en el último rincón y hacer todo, tomarse el tiempo, es verdaderamente gratificante, tus recompensas al final serán mayores y conseguirás mejor equipo para tu escuadra.

Cada nivel lo tendremos que repetir si somos muy estrictos con el progreso pues, veremos que habrá modificadores como los mismos enemigos que harán que volver no sea exactamente igual a la primera vez que pasamos el tablero.

Cuando acabemos, conseguiremos dinero que podremos utilizar para comprar más tripulantes para las misiones, podremos personalizar nuestro equipo y estadísticas para equilibrar y personalizar nuestro estilo de batalla.

En lo general el juego requiere de precisión e inteligencia no se trata de luchar por luchar, deberás analizar si puedes ganar y de que manera puedes hacerlo, las posibilidades son extensas e infinitas.

La curva de aprendizaje por cierto es sencilla y sutil, no es difícil aprender a jugar a Wartile y se vuelve muy divertido una vez que lo llegas a entender.


Duración

Wartile no es un juego especialmente extenso, pero si tiene varias horas de juego para ofrecernos, cada tablero lo acabaremos en un estimado de 30 minutos en adelante; eso ya depende de habilidad y estrategia.

Cuenta con un modo historia que, aunque si es interesante, no es relevante, es decir, siendo sinceros Wartile no es un juego que vayas a recordar por tener una gran narrativa, eso sí, es divertida y el pretexto perfecto para jugar.

Repetir los niveles con más dificultad, te exigirá tener mejores guerreros y un mazo más estratégico, conseguir eso es un poco complicado por lo que jugarás y jugarás hasta conseguir algo bueno para intentarlo.


Conclusión

Wartile es un juego muy divertido y único realmente, si lo tienes en la mira no te decepcionará y si no es así, deberías considerarlo al menos. Es muy accesible para jugadores que no tenemos mucha experiencia con este tipo de juegos y eso es de agradecer completamente.

No es ninguna maravilla o revolución en ninguno de los apartados, pero destaca y es un juego que te recomiendo si tienes curiosidad de probarlo o simplemente, si buscas algo distinto de lo habitual.

Agradecemos a Deck13 el material ofrecido para poder realizar este análisis.

7.8
Bueno

Lo Mejor

  • La curva de aprendizaje es sencilla y accesible a todos
  • Apartado técnico cuidado y bonito
  • Es divertido y desafiante

Lo Peor

  • Sistema de cartas poco relevante
  • El modo historia podía ser más profundo
8 Apartado Técnico
8 Jugabilidad
7.5 Duración
Facebook Twitter E-mail
Pedro Alexis

Soy un chico de 23 años que vive en México. Estudié comunicación. Me gusta mucho el cine y mi pasión siempre serán los videojuegos.