Análisis de Vostok Inc.

El Espacio, ese lugar insondable en su plenitud, el cual despierta las más altas pasiones entre los románticos y empecinados científicos, así como alienta la imaginación de escritores y cineastas. Fruto de ese interés han surgido sagas galácticas que han amasado cantidades inmensas de dinero con cada nueva película, cómic, serie o producto de marketing vinculado. Pues resulta que en Nosebleed Interactive han querido aportar su granito de arena a esto de las cruzadas interestelares, y no se les ha ocurrido mejor manera de hacerlo que juntar precisamente eso: dinero + galaxias. Para ello se han inventado una empresa, la que da nombre al juego, la cual se dedica a explotar los recursos de los planetas de las galaxias más cercanas a cambio de montones de pasta gansa. Vamos, lo que viene siendo llevar el capitalismo más puro y rancio a lo más profundo del espacio.

Como no podría ser de otro modo, nosotros seremos los socios del propietario de la empresa, de nombre Jim, un tipo con un cierto aire al joven Bill Gates que fundó Microsoft hace ya unos cuantos lustros. Él será quien afronte las tareas de finanzas de la empresa y nosotros seremos los encargados de viajar de plantea en planeta para construir minas, granjas, centrales eléctricas y demás edificaciones de prospección; además de controlar que todos los gerentes y accionistas que se suban al carro de nuestro proyecto empresarial estén felices y nos bonifiquen con pingües beneficios. Pero esto no será coser y cantar. Por el camino nos toparemos con multitud de enemigos que se interpondrán en nuestro camino.

Con ustedes, nuestro Bill Gates galáctico particular.

Agujeros de gusano, planetas, meteoritos, naves, gafas de pasta, inversiones, corbatas y dinero… montones y montones de dinero se mezclan en esta coctelera que es Vostok Inc., un juego con aspecto de shoot ‘em up de hace 20 años, que esconde una jugabilidad que le acerca también al género de la estrategia. Y que no te engañe su aspecto, porque ya os adelantamos que es de esos títulos que te dejan pegados al mando y que hacen que el reloj se coma las horas como Triki se zampaba una caja de galletas.
Apartado Técnico
No nos engañemos, la solvencia de rendimiento del juego está ahí, pero el apartado visual no destaca en ningún aspecto salvo en su diseño artístico. Los gerentes y el socio que nos llama constantemente por radio son personajes con un elevado carisma, y el acusado sentido del humor que destila en general resulta muy simpático al principio. Sin embargo, a medida que vamos avanzando, las constantes llamadas de nuestro pelirrojo amigo Jimmy acabaron por generarnos malestar, por lo reiterativas que resultan como por decir hasta cuatro veces seguidas lo mismo. Encima, al ser aleatorios, algunos de sus mensajes llegan a destiempo. Por ejemplo, Jim te puede decir que tengas cuidado porque es empresario y no médico en un momento en el que no te están atacando, cuando eso se supone que lo tendría que decir cuando estás mal de salud. También llegó a recomendarte hasta la saciedad que compráramos la mejora de localización de gerentes… ¡cuando hacía más de media hora que la habíamos comprado! Y claro, sus comentarios están escritos en clave de humor, pero a base de insistir sin orden ni concierto, acaba perdiendo toda la gracia.

Aunque parezca imposible sobrevivir a un jefe tan bestia, os aseguramos que no es tan fiero el león como lo pintan.

A nivel sonoro nos encontramos con lo mismo. Un abanico de melodías y sonidos no muy variados que de primeras acompaña a la acción sin florituras pero que acaban por repetirse hasta el punto de hacerse monótonas en extremo. Todo el apartado técnico acaba envuelto así de ese halo de juego de antaño, que puede echar para atrás a los que estén acostumbrados a propuestas mucho más elaboradas o para aquellos que renieguen de los juegos indie. Y no queremos pasar al siguiente punto sin destacar el favorable hecho de que el juego llega traducido a nuestro idioma, lo cual no es algo que merezca pasar desapercibido, ya que tendremos que leer bastante entre menús y diálogos.
Jugabilidad
Vostok Inc. tiene una gran virtud: consigue hacer que lo que aparentemente parece complicado acabe siendo fácil. Esto es mérito directo de un equipo de programación inspirado que ha dado en el clavo a la hora de diseñar y poner en práctica un gameplay equilibrado en el que la acción y la gestión de recursos tienen un peso jugable equitativo y ameno. Cuando vamos de planeta en planeta, los indígenas de cada sistema planetario nos atacarán constantemente para evitar que sigamos expandiendo nuestro imperio empresarial en su territorio. Y es aquí donde tendremos que enfrentarnos con las oleadas de enemigos y con el jefe de cada sistema.

Luego, tras aterrizar en cada planeta, podremos invertir el dinero ganado construyendo colegios, restaurantes y hasta centros comerciales. Cada edificio levantado nos reportará una determinada cantidad de dinero en forma de beneficios, así que cuantos más edifiquemos, más cobraremos. Por lo tanto, navegar por la galaxia en busca de nuevos planetas será el motor del juego y lo que nos mantendrá enganchados a él. Obviamente, los edificios que mayor beneficio reporten serán los más caros, así que no quedará más remedio que exprimir todo lo que podamos nuestro entorno en busca de más dinero.

Mantener felices a los directivos de alto nivel es vía para conseguir altos porcentajes de bonificación.

Una vía para conseguirlo es alojando en nuestra nave a gerentes de grado alto y medio, los cuales nos darán un porcentaje de bonificación al reporte de beneficios actual. Los de grado medio estarán trabajando sin cesar, picando teclas delante de un ordenador, y los de grado alto dan más bonificación pero hay que mantenerlos felices. Y ¿como se hace feliz a un ejecutivo de alto standing? Pues muy sencillo: regalándoles cosas caras, atiborrándolos con los más exquisitos manjares y regándoles el gaznate con las más exclusivas bebidas. Estos ítems aparecen aleatoriamente tras destruir asteroides y se los podremos abastecer con un interfaz tipo tamagochi, que además incluye un curioso minijuego con el que también puedes obtener premios si consigues puntuaciones altas.

En resumen, estamos antes una fórmula que divierte y engancha a partes iguales. Aunque, como suele suceder, no todo puede ser bueno y Vostok Inc. no va a ser la excepción. Uno de sus escollos es la dificultad, la cual no llega a endurecerse como debiera. Morir solo tiene una penalización económica que se recupera enseguida, y si vas comprando mejoras para la nave y las armas, las contiendas serán pan comido. También está el tema de que los precios de las armas, las mejoras y los edificios es elevadísimo. Esto obliga al usuario a dedicarle más horas de las deseadas a vagabundear de aquí para allá reventando meteoritos o luchando contra enemigos que nos reportarán un número de vostokréditos irrisorio. Pero claro, el contador de recaudación está siempre en expansión, así que decidimos probar a dejar la consola con el juego encendido en momentos en los que estábamos durmiendo o no estábamos en casa. Et voilà!, cuando vuelves te encuentras con miles de millones e incluso miles de billones de vostokréditos para gastar sin discreción. Esa trampilla resta un poco de sentido al propio juego, pero os aseguramos que es la única manera de conseguir guita suficiente para poder avanzar de un modo más satisfactorio, ya que sin recurrir al truco puedes caer en una rutina soporífera.
Duración
Como decíamos al principio, Vostok Inc. es un juego comehoras ¡y de qué manera! Alternando entre carreras, búsquedas y cuidados de gerentes, construcción de edificios en planetas, combates, ir de compras, y prospección de vostokréditos destruyendo asteroides, siempre tendrás algo que hacer. Estar inspirado en el Monopoly en cuanto a que resulta adictivo ir comprando mejoras y edificios, no hace más que incrementar ese deseo por aumentar los ceros de nuestra fortuna. Además, la mayoría de ítems y armas son carísimas, con lo que si quieres comprarlas todas ya puedes ir ahorrando unos cuantos trillones de millones y reservando un buen montón de horas de tu vida.

Vostok Inc. es una suerte de Monopoly intergaláctico.

El juego te permite explorar un total de 5 sistemas solares diferentes y ¡sorpresa!, también necesitarás un buen montón de fajos de machacantes para desbloquearlos. El caso es que entre una cosa y otra, te puedes ir a cuarenta horas de juego netas y aún no habrás completado ni el 50 % del juego. Decimos horas netas porque el intervalo de tiempo a invertir puede dilatarse considerablemente pero sin estar tú a los mandos. Esto no es una práctica digna, pero funciona. Consiste en dejar el mando conectado con el cable y la consola con el juego en marcha, con el fin de que el contador de producción de vostokréditos no pare de crecer. La técnica nos resultó muy útil, ya que de lo contrario habríamos tenido que dedicarle más de cien horas y se nos echaba encima la fecha de publicación del análisis. Pese a todo, aún nos quedan docenas de horas por delante para terminar de comprar lo que nos falta.
Conclusión
Vostok Inc. es el típico ejemplo que da significado a la expresión “Las apariencias engañan“. Y es que su apartado técnico del montón encierra una jugabilidad simplona pero que atrapa al usuario y lo mantiene pegado al mando como si lo hubiesen untado con cola de impacto. Peca quizás de tener un sentido del humor de andar por casa que acaba resultando más pesado que simpático, pero lo compensa con un sistema de obtención de capital que te lleva a querer amasar más y más dinero, sin límite ni concierto. Te convierte en un auténtico tiburón empresarial, dispuesto a todo con el único fin de ver engordar tus arcas.

En cada menú podremos invertir y construir a tutiplén. Mientras más invirtamos, más beneficios obtendremos.

Punto a favor del estudio y del producto por llegar traducido a nuestro idioma, pero los mensajes con indicaciones del propietario de la empresa son tan constantes que rompen el transcurso de la acción y hace que parezca que los programadores tomen al usuario por tonto y, con esa excusa, nos ametrallen con información duplicada. También hemos echado un poco en falta un grado más de dificultad, ya que las penalizaciones por morir son irrisorias y no supone un reto interesante para el jugador más generalista y no hablemos ya de los experimentados. Dejando esto a un lado estos detalles, Vostok Inc. es un juego refrescante, ideal para darle cera en estos días de calor en los que títulos de mayor calado nos podrían resultar más sofocantes.

*Nota: Agradecemos a BADLAND INTERNATIONAL PUBLISHING el código del juego y material para esta review.

8

Lo Mejor

  • Original y adictivo como pocos.
  • Su peculiar sentido del humor...
  • Mecánicas jugables profundas, aunque a primera vista parezcan simples.

Lo Peor

  • Su nivel de dificultad no supone ningún reto para el jugador curtido.
  • ... aunque llega a hacerse demasiado repetitivo.
  • Invita a dejar el juego encendido día y noche para farmear vostokréditos ilimitados.
8 Apartado Técnico
8 Jugabilidad
8 Duración
Anímate a comentar esta noticia y comparte tus impresiones con nosotros. ¿No tienes cuenta en Generación Xbox aún? Regístrate aquí y no dejes de seguirnos en redes para estar al día.


Antonio

Adicto a coleccionar logros, entre partida y partida también le dedico tiempo a la narrativa, como lector y como escritor.

Deja una respuesta

Análisis de Vostok Inc.

por Antonio tiempo de lectura: 8 min
0