Análisis de Those Who Remain



De una manera u otra, todos tenemos ese miedo a que los demás nos juzguen, por nuestras acciones o sentimientos, ya sean pasados, presentes o de forma totalmente injustificada. Es muy fácil para uno ser la autoridad y no estar bajo la autoridad. Es muy fácil decir que “esa persona debe pagar por lo que ha hecho”. En unos instantes, nos convertimos en tribunal, juez y verdugo. ¿Tan difícil es un mundo donde uno se pusiera, de verdad, a hacer un esfuerzo para conocer a la otra persona? Por desgracia, todo el mundo tiene prejuicios, a pesar de que vivimos en una sociedad supuestamente moderna. Tanto es así que seguimos discriminando a personas por su color, sexo y clase social. Establecidos desde mucho tiempo atrás, no nos damos tiempo a tener datos reales, nos amparamos en los estereotipos que pertenecen a un grupo concreto y creemos saber cómo son.


  Síguenos en Google News

Porque de eso es lo que trata Those Who Remain, el nuevo juego de Camel 101, una oportunidad única para demostrar que nuestras acciones van definiendo nuestra identidad. Unas acciones que definen el rumbo de toda una vida al mismo tiempo que nuestros pensamientos y emociones más profundas acaban manifestándose en la oscuridad.


Apartado técnico

¿Qué se esconde en la oscuridad? A veces, cosas inexplicables de las que no sabemos su origen y su motivo, cosas conectadas a lo paranormal a las que muchas veces no le encontramos sentido. Vivir en un mundo oscuro se traduce en muchos misterios y rarezas que no podemos explicar. La oscuridad también sirve para tapar una pequeña grieta o agujero en la pared, especialmente para con todos esas producciones que no cuentan con un gran presupuesto. Those Who Remain entra dentro de este ámbito exhibiendo una apariencia modesta.

Ahora bien, si somos unos apasionados de las luces y las sombras, el juego de Camel 101 nos va a encantar, dado que resuelve muchas de las carencias propias de una producción independiente, además de posibilitar por ende una mayor espectacularidad. Una espectacularidad que tal vez se ve resentida por culpa de una fluidez que no viste sus mejores galas en los momentos con mayor movimiento. Por suerte, el propio estudio nos ha asegurado que están trabajando en una actualización que promete poner fin a estas asperezas.

Porque si exceptuamos eso y una traducción al castellano con más sombras que luces, Those Who Remain hace muy bien sus deberes gracias a una ambientación musical y sonora que nos provoca un estado de sobrealerta en el que cualquier cosa puede ser motivo de algo asociado al miedo, temor o susto. La superposición de tonalidades que dan como resultado armonías y acordes poco convencionales y con sonoridades más bien extrañas, establecen una serie de clichés musicales que resultan indispensables para la consumación de los hechos y la reacción humana al terror.


Jugabilidad

Hace un par de semanas que Alan Wake celebró su décimo aniversario. Y también hace un par de semanas que la célebre aventura de acción y terror desarrollada por la gente de Remedy Entertainment, la lucha entre luz y oscuridad a lo largo del juego, puso en nuestras manos una linterna para poder avanzar en el juego. Un arma mediante la cual podíamos quemar la oscuridad de nuestros enemigos para así hacerlos vulnerables a las balas. Esa luz como arma y la seguridad que nos brindaba, es todo lo que necesitábamos para poder luchar contra una oscuridad que transmitía una sensación de constante peligro.

Una verdadera experiencia de terror - ¡Comparte!    

Es posible que el juego desarrollado por el estudio con sede en Finlandia fuese un cúmulo de promesas incumplidas desde el momento en el que poníamos nuestras miras en sus primeras apariciones públicas, no al menos en calidad de juego de terror, pero supo hacer bien los deberes a la hora de ofrecernos una experiencia turbadora que ha tenido diversas influencias y a menudo alude a ciertas películas, programas de televisión y libros que rinden un sentido homenaje a Stephen King, uno de los escritores más prolíficos y exitosos del mundo, y toda una máquina inspirando terror a todo el mundo por más de 40 años.

El heredero de Alan Wake - ¡Comparte!    

No es casualidad, ni tampoco es baladí, que haya llevado a cabo esta suerte de recorrido previo, ya que Those Who Remain bebe mucho de Alan Wake. Al fin y al cabo, la oscuridad es la gran protagonista del juego. Es como un virus mortal que se propaga por el mundo sin que nada parezca detenerlo. Una elección desacertada sería dar un paso en falso en el esfuerzo por hacer frente a una fuerza imparable. Nosotros no representamos a ese objeto inamovible. No podemos superar ese miedo a la oscuridad, ya que nuestro periplo implica evitar situaciones y lugares donde la haya. Crean cierta sensación de alerta o activación hacia nuestra persona, genera auténtico terror.

Por suerte, la luz nos mantiene a salvo de nuestros enemigos, aunque no de todos, ya que de tanto en tanto hace acto de aparición un implacable horror que amenaza con devorarnos. Nosotros, como jugadores, no podemos luchar contra los diferentes terrores que nos encontramos, por lo que nos tocará escondernos o huir si queremos sobrevivir, incluso en aquellos momentos en los que debemos resolver un rompecabezas, una tarea mucho más difícil de lo que cabría imaginar si nos escudamos en estas circunstancias tan adversas. Y aunque no existe un medidor físico de cordura que nos indique nuestro estado anímico, sí que comparte ciertas semejanzas con Amnesia: The Dark Descent de Frictional Games, otra de las grandes influencias de este Those Who Remain.

Sea como fuere, el elemento que diferencia al juego que nos ocupa con respecto a otros títulos de su competencia, es la presencia de hasta dos dimensiones paralelas que no solo nos invitan a desentrañar todos los misterios escondidos. También ofrecen implicaciones jugables, pues las acciones que desempeñadas en un lado tienen repercusiones en el otro.


Duración

Se dicen que las pesadillas se hacen eternas, y es cierto. Lo que pasa es que si las miras con un poco de perspectiva, duran un breve periodo de tiempo. Pues eso es lo que pasa con Those Who Remain cuando nos hacemos a los mandos. En su afán por contarnos una historia, abrazar la parte más narrativa, y resolver todos sus misterios, la duración varía en gran medida dependiendo de nuestra capacidad de resolución para con estos últimos.

Si bien, se trata de una duración ajustada, similar a la del resto de sus congéneres, pero que es capaz de sumar varios enteros, ya que nuestras decisiones que tomemos tienen un impacto en el devenir de nuestro protagonista.


Conclusión

¿Tenéis miedo a la oscuridad? Eso es porque escondéis algo y no queréis que se sepa. Tenéis miedo a sentiros juzgados por los demás, a ese “que dirán”. Dicen que el pasado siempre vuelve. Sabéis que no podéis escapar, porque acaba encontrándote. De eso se trata Those Who Remain. Bajo la apariencia de un juego de terror como mandan los cánones, se esconde una experiencia que promete poner a prueba nuestra capacidad de juicio a la par que saca a relucir nuestros mayores miedos. Unos miedos que no se amparan tanto en lo sobrenatural, sino en algo mucho más terrenal, más humano. ¿Estáis preparados?

*Agradecemos a Camel 101 el material proporcionado para poder realizar este análisis.

7.5
NOTABLE

Lo Mejor

  • Una ambientación musical y sonora muy bien conseguida.
  • La inclusión de dos dimensiones ofrecen varias posibilidades a nivel jugable.
  • Una oscuridad implacable.

Lo Peor

  • Problemas con la tasa de fotogramas en los momentos más comprometidos.
  • No es nada, mecánicamente hablando, que no se haya visto antes.
7 Apartado Técnico
8 Jugabilidad
7.5 Duración
Facebook Twitter E-mail
Alejandro Serrador

Jugador empedernido que descendió a los infiernos en pos de enfrentarse a sus demonios internos. Una experiencia que, a su vez, me llevó a redactar todo tipo de escritos.

Deja una respuesta

Danos acceso

Hola, usamos publicidad lo menos intrusiva posible para poder seguir activos. Si de verdad valoras nuestro contenido, valora si darnos acceso en tu bloqueador de anuncios para que podamos seguir existiendo.