Análisis de Tails of Iron



En los últimos años hemos podido ver como pequeños estudios independientes sin acceso a los grandes recursos de los que cuentan las grandes desarrolladoras, han sido capaces de ofrecernos juegos de una enorme calidad que han gozado de una gran recepción por parte del público y se han convertido en títulos indispensables para todos los amantes de los videojuegos.

Un pequeño gran souls-like - ¡Comparte!    

En esta ocasión he tenido el privilegio de poder analizar Tails of Iron, el título desarrollado por Odd Bug Studio y que sin lugar a duda es una de las grandes sorpresas de este 2021. Este pequeño estudio afincado en Manchester nos brinda esta aventura en 2D que combina elementos de soulslike y RPG para crear un título que sin lugar a duda fascinará a todos los amantes del género.

Tails of Iron nos narra la oscura y triste historia del príncipe Redgi, quién tras la perdida de su amado padre y Rey, se verá obligado a cargar con el peso de la corona y liberar a su pueblo del sangriento yugo al que las malvadas ranas los tienen sometidos. Sin embargo, pronto descubriremos que el clan de las ranas no son los únicos que quieren aprovecharse de la actual debilidad del reino de los ratones.


Apartado técnico

Nada más entrar en el juego por primera vez nos daremos cuenta de que nos encontramos ante una verdadera obra de arte en movimiento. Sinceramente, creo que pocos juegos pueden alcanzar el nivel artístico que encontraremos en Tails of Iron, con unos personajes y escenarios dibujados a mano e increíblemente bien detallados que nos presentan un fantástico, y a la vez lúgubre, reino que podremos explorar libremente.

Tanto Redgi como el resto de compañeros que encontraremos a lo largo de nuestra aventura se comunican entre ellos en base a sonidos agudos y chirriantes y bocadillos de cómic, sin embargo, toda la historia será narrada por una voz que a muchos de vosotros os será muy familiar. Estamos hablando de Doug Cockle, quién da voz a Geralt de Rivia en la saga The Witcher. Como imaginaréis, la narración se encuentra totalmente en inglés, pero por suerte, el juego cuenta con subtítulos y los menús totalmente traducidos al español.


Jugabilidad

Nuestra aventura comenzará mostrándonos la vida de Redgi en palacio antes de los terribles sucesos que sacudirán para siempre su vida. Esta primera parte del título nos servirá como tutorial dónde aprenderemos las diferentes mecánicas del juego; mecánicas que aunque puedan parecer muy simples a primera vista, serán realmente difíciles de dominar.

Y es que siguiendo la estela de títulos como Hollow Knight o Dead Cells, Tails of Iron es un juego bastante difícil; aunque no alcanza los niveles de dificultad, a veces desquiciantes que podemos encontrar en títulos como Sekiro o la saga Souls, Tails of Iron nos exigirá saber responder a los diferentes ataques de los enemigos de manera correcta. Y es que aprendernos los ritmos de los enemigos y sus sucesiones se ataques será algo indispensable para evitar morir continuamente.

En total encontraremos tres formas diferentes de responder a los ataques de nuestros enemigos que se nos indicarán con diferentes colores que aparecerán sobre la cabeza de nuestro rival. El primero y más sencillo es el amarillo, un ataque que podremos bloquear sin mayor problema simplemente defendiéndonos, sin embargo, si lo hacemos en el momento idóneo haremos tropezar a nuestro enemigo, brindándonos de esta manera unos segundos en durante los que podremos atacar libremente.

El segundo es el color rojo, color que indica que nuestro enemigo está a punto de asestarnos un poderoso golpe que será imposible de bloquear. En este caso tendremos dos opciones disponibles; la más sencilla es simplemente esquivar el golpe rodando y aprovechar el segundo de confusión que tendrá nuestro rival tras fallar su ataque para golpearle nosotros; sin embargo, la opción más práctica, aunque sin lugar a duda mucho más arriesgada, es contrarrestar su golpe con un ataque cargado.

Esta estrategia es muy arriesgada ya que te expones a sufrir graves daños, sin embargo, si golpeamos con éxito, además de causarle el daño del golpe poderoso, dispondremos de varios segundos cruciales para debilitar a nuestro enemigo. Como he comentado, esta estrategia es muy arriesgada, pero en mi opinión, es prácticamente indispensable para acabar con algunos tipos de enemigos, como las grandes Larvas que encontraremos una vez hayamos avanzado en la historia principal.

Por último, encontraremos el aviso rosa, sin lugar a duda el más peligroso de los tres tipos de ataques de nuestros enemigos. ¿El motivo? Estos ataques no pueden ser detenidos, contrarrestados o esquivados con facilidad, por lo que nuestra única opción será alejarnos lo máximo posible a un lugar dónde no nos alcance el ataque rival. Este tipo de ataques son con los que más cuidado debemos tener, ya que, en muchos casos, implican ataques a distancia que pueden ocasionarnos daños graves.

Por suerte para nosotros, aunque nos dañen, tendremos la oportunidad de recuperarnos en cualquier momento gracias al delicioso zumo de bicho, un brebaje que funciona similar a los más que conocidos frascos de Estus. Este brebaje nos permitirá curarnos tras haber sido heridos, sin embargo, si lo acabamos no podremos volver a usarlo hasta encontrar un barril con el que rellenar esta bebida tan apreciada por Redgi y sus camaradas; y tranquilos, que a diferencia de Dark Souls, en Tails of Iron los enemigos que matemos seguirán muertos, aunque usemos los puntos de recuperación, así que no os cortéis en volver sobre vuestros pasos si un combate os ha hecho agotar el zumo de bichos.

Intenso y desafiante - ¡Comparte!    

Uno de los aspectos que más me ha impresionado del título es la gran variedad de armas y armaduras que encontraremos disponibles a lo largo de nuestra aventura, cada una de ellas con sus propios valores y características que tendrán un impacto directo en nuestra partida. Por ejemplo, podremos llevar tres tipos de armas a una mano, Espadas, Hachas y Lanzas, y cada una de ellas tendrá una jugabilidad diferente, permitiendo al jugador ir variando hasta dar con el tipo de arma que mejor domine, en el caso de quién firma este análisis, las lanzas.

A diferencia de muchos otros juegos similares, en Tails of Iron el peso del equipamiento también tendrá un impacto directo en la jugabilidad, y es que cuánto más peso lleve nuestro personaje, más lentos serán sus movimientos. Este punto está trabajado de manera realmente espectacular y puedes notar la diferencia en el movimiento de Redgi dependiendo el arma que llevemos en ese momento. Por ejemplo, nos moveremos mucho más lentos si vamos con el arma a dos manos equipada que si vamos con el arma de una mano, pero si enfundamos todas nuestras armas, veremos como Redgi aumenta de manera considerable su velocidad de movimiento.

Mención especial merecen los combates contra los múltiples jefes que encontraremos, ya que son combates que nos obligarán a sacar lo mejor de nosotros en muchas ocasiones y aún así moriremos unas cuántas veces. Sin embargo, a la que dominemos bien los tempos de nuestro rival, podremos vencer a cualquier enemigo, por grande que sea, que se atreva a interponerse en el camino del pequeño pero valiente Redgi.


Duración

Tails of Iron no es un juego especialmente largo, de hecho, si eres un jugador experimentado y con maña en el género, podrás completar el 100% del juego en 8 horas e incluso menos. Por el contrario, si no eres especialmente ducho con este tipo de juegos, Tails of Iron puede alargarse hasta las 12/14 horas si queremos completar el juego y conseguir todos los logros.

Por suerte, si has completado el título y tienes ganas de más o te has dejado algo atrás, como algún jefe secreto o algunas de las recetas necesarias para aumentar nuestra vida, podremos seguir disfrutando de Tails of Iron gracias a su contenido endgame.


Conclusión

Desde un primer momento Tails of Iron me llamó mucho la atención, principalmente por su espectacular apartado artístico, pero a los pocos minutos de juego me di cuenta que este título no era solo una “cara bonita”, si no que escondía una auténtica joya en su interior. Y es que este es uno de esos títulos que una vez empiezas a jugar, no quieres parar, quieres seguir avanzando, quieres conocer más sobre Redgi y el fantástico pero oscuro y cruel mundo en el que habita, y sinceramente, creo que no existe un mejor halago para un juego.

Una auténtica joya - ¡Comparte!    

Para terminar, solo puedo decir una cosa más sobre este juego: Tails of Iron es uno de los juegos indispensables de este 2021 al que todo amante del mundo de los videojuegos debería probar como mínimo una vez. Aunque no seas especialmente bueno en este tipo de juegos, o los evites porque crees que son demasiado difíciles, en Tails of Iron encontrarás un aliado perfecto, porque si bien es cierto que como he mencionado anteriormente, no es un juego fácil, su dificultad es asequible para todos aquéllos que estén dispuestos a aprender.

Este análisis ha sido realizado en una Xbox Series X.

Podrás encontrar Tails of Iron disponible en la Microsoft Store a un precio de 24,99€.

8.3
MUY BUENO

Lo Mejor

  • Excelente apartado artístico y gráfico.
  • Jugabilidad divertida y adictiva.
  • Dificultad elevada pero accesible a todo tipo de jugadores.

Lo Peor

  • Demasiado corto.
  • Poca variedad de misiones.
9 Apartado Técnico
9 Jugabilidad
7 Duración
Facebook Twitter E-mail
ABreaker1477

Spartan frustrado y fiel servidor de YorHa que, cuando no está trabajando, está escribiendo o retransmitiendo en Twitch.

Deja una respuesta