Análisis de SkateBIRD



Seguramente vamos a estar de acuerdo, en que si yo les menciono ciertos nombres o hago algunas descripciones, ustedes no van a tardar mucho en hacer algún tipo de asociación. Por ejemplo: si digo Xbox, probablemente me digan Halo; si digo Playstation, entonces God of War; si describo a un fontanero super explotado que ni tiempo tiene para la familia, dirán Mario; y si les menciono a unos pajaricos bien monos, regordetes, que se visten con gafas, bufandas, cadenas de gangsters y van por ahí haciendo piruetas, seguro van a pensar “ESA, es una idea de un millón de dólares“. Si ese es el pensamiento que se cruzó por vuestras mentes, entonces es día de celebración, porque Skatebird seguramente sea el juego de sus sueños.

Un ‘Comedy Central’ de pájaros skaters - ¡Comparte!    

En esta ocasión, nos tocará ponernos en la piel, o mejor dicho plumas, de una pequeña cotorrita la cual debe seguir el tierno y noble objetivo de ayudar a su dueño a arreglar la habitación, y a sacarlo del tedioso trabajo en el cual se encuentra. Esta trama la seguiremos enteramente desde el punto de vista de Birb, nuestro pajarete, el cual deberá llevar a cabo las diferentes misiones que sus pequeños amigos emplumados le irán encomendando a lo largo de cada uno de los 5 escenarios del juego.

La trama no es algo con lo que probablemente vayan a conectar, a diferencia de lo que sí pasa con los personajes, sus personalidades y las locuras que salen de cada uno de sus picos. Los diálogos están llenos de un humor totalmente absurdo que se disfruta sin problemas, y que probablemente les contagie alguna risa en más de una ocasión, en particular con un par de referencias muy claras con las que se van a topar. Cada ave cuenta con su propia personalidad y estilo, y en general se presta para situaciones totalmente entretenidas, como por ejemplo el científico que entiende la ciencia totalmente al revés, los cuervos a los cuales les gusta el chisme, o incluso, el que se cree un espía de la CIA y lleva unas gafas sospechosamente familiares.


Apartado técnico

En cuanto a este apartado, nos encontramos con un juego que hace lo suficiente como para cumplir con lo necesario, pero que quizás se hubiera beneficiado con algunos cambios por aquí y por allá. Y con esto me refiero específicamente al aspecto visual, que si bien cuenta con unos muy bonitos diseños en cuanto a los pajaritos, además de una buena variedad de objetos para decorarlos, lo mismo no ocurre con los escenarios, los cuales seguramente se hubieran beneficiado de utilizar un estilo cell shading, para que no se terminen viendo tan sencillos como lo hacen. Estos igualmente son bastante interesantes, ya que nos presentarán pistas hechas con elementos tales como revistas, cajas, cestos o cuencos para tomar la sopa entre otros.

A nivel sonoro nos encontramos frente a un juego que cuenta con efectos cumplidores y una ausencia total de actuaciones de voz(Aunque creo que es más divertido imaginar cómo sonarían los personajes), además de contar con una banda sonora bastante competente, integrada por pistas originales dominadas por un estilo bastante Funky, además de canciones licenciadas con un toque de Punk y Ska, compuestas por bandas como Grave Danger o Illicit Nature, entre otras, las cuales siempre van como anillo al dedo en esta clase de juegos.


Jugabilidad

Quizás no haga falta que lo diga, pero en líneas generales este es un juego que resulta bastante intuitivo para aquellos que alguna vez jugaron algún título de skates, principalmente los de “Antonio el Halcón”. A lo que me refiero con esto es que no solo podremos llevar a cabo Ollies, Grabs, Grinds, Flips y Manuals, sino que ni falta hará que les digan cómo, ya que cada movimiento se encuentra mapeado exactamente como lo recuerdan de las experiencias del rey de los 900°. Además contaremos con 3 movimientos originales: el ollie doble, o lo que es lo mismo, un doble salto; la maniobra grito, la cual hará que nuestra ave se ponga a parlotear y sacudirse para mantener un combo y transmisión, la cual nos permitirá subirnos o pasar hacia el otro lado de una plataforma.

Los controles igualmente no resultan tan responsivos como hubiera deseado, ya que si bien por un lado no hay problema con los tiempos de respuesta, por el otro, las físicas suelen ser bastante sensibles, causando que en mas de una ocasión terminemos cayéndonos de nuestros skate solo porque si, algo que en conjunto con una cámara a la cual no le costaba volverse medio loca, se me han llegado a arruinar varias veces algunos de mis objetivos a cumplir. Al final del día esto no termina arruinando la experiencia, pero es innegable que en mas de una ocasión les van a salir canas del puro estrés.

Pero bueno, cada uno de los controles mencionados con anterioridad, deberemos aprender a utilizarlos para intentar cumplir cada uno de los objetivos que los personajes del juego nos encarguen, los cuales suelen ser tan sencillos como ir a recoger una cierta cantidad de objetos, hacer un par de piruetas o incluso, llevar a cabo un buen conjunto de tareas las cuales deberemos cumplir dentro de un no muy extenso margen de tiempo. En general, no resulta tan complicado llevar esto a cabo (Aunque lo de hacer varios objetivos juntos se puede llegar a dificultar), pero así y todo no dejan de ser entretenidos y algo gratificantes, por lo menos por las interesantes y locas conversaciones que suelen aparecer luego de cada misión.


Duración

Este quizás es el apartado más decepcionante de todo el juego, ya que si bien la campaña es muy entretenida y también contamos con la posibilidad de jugar de manera libre cada escenario disponible, no existe de momento nada más que ayude a dar algo de vida extra al título. Así y todo, quizás el peor de los pecados es que no contamos con ninguno modo para disfrutar con por lo menos 2 jugadores, algo que realmente se echa en falta, y que seguramente junto a algún modo de desafíos por tiempo que recuerden a los juegos de Tony Hawk, la experiencia se hubiera sentido un poco más completa. Así y todo, contamos con unas 6-7 horas de campaña, sumado a la posibilidad de explorar libremente los niveles a medida que los vayamos desbloqueando, algo que nos permitirá desbloquear las canciones y accesorios que quizás no hayamos encontrado durante la campaña.

Jamás adivinaríais a quién se le parece


Conclusión

¿Les gustan las aventuras con historias absurdas? ¿Les causan gracias los pajaritos y su forma de moverse? ¿Son fans del skate? Entonces no se porque siguen leyendo esto, ya que deberían estar jugando a Skatebird ahora mismo! Les puedo asegurar que es un título que sin dudas van a disfrutar, y que seguramente les atraiga con su absurda narrativa y la gracia de cada uno de los plumíferos con los que nos toparemos.

Igualmente, si no están seguros de hacerse con él, principalmente por el problema de la falta de contenido, les recomendaría que aprovechen a jugarlo en Game Pass, ya que al momento de escribir estas líneas se puede acceder sin cargos extra a través del servicio de Microsoft. Así que vayan, y ayuden al bueno de Birb a salvar a su gran amigo de una vida llena de tedio y aburrimiento, para reemplazarla así por una llena de plumíferos y skates en miniatura super bonitos.

6.2
BUENO

Lo Mejor

  • Lo absurdo del humor
  • Las personalidades de cada pajarito
  • La música
  • Sam Kingfisher y su fanatismo por los bocados

Lo Peor

  • La cámara les puede sacar canas
  • La falta de modos extra se siente demasiado
6 Apartado Técnico
7.5 Jugabilidad
5 Duración
Facebook Twitter E-mail
Alexis

El loot como vicio permanente, y los Hack n Slash como cura momentánea. Fan de Metal Gear Solid. Lo que mas me importa es la diversión y disfrutar mientras que dure, lo demás pasa a segundo plano generalmente.

Deja una respuesta