Análisis de Potata: fairy flower



La curiosidad del ser humano nos lleva a explorar los confines del mundo. Es una actitud que funciona como impulso al aprendizaje en la evolución y crecimiento de un individuo. La curiosidad es la cuna de los héroes más valerosos, un interés muy fuerte por todo aquello que nos llama poderosamente la atención y de lo que deseamos aprender mucho más. En otras palabras, la curiosidad mata el aburrimiento y se convierte en el motor de nuestras vidas, en la motivación para aprender y recordar cada minuto que hemos vivido desde cierto día.

Todos conocemos la historia de Rapunzel en Enredados, una joven curiosa, enérgica y creativa que, encerrada toda su vida en una torre, sueña con ver que hay más allá de esas cuatro paredes. Así, se embarca en una gran aventura que pone a prueba su determinación y valentía. Una aventura que la lleva a descubrirse a sí misma. La curiosidad juega aquí un papel fundamental sobre su desarrollo, y la función del resto de personajes es estimularla al máximo, independientemente de sus incansables preguntas. Es una máxima que se pone a prueba en muchos mundos de fantasía.


  Síguenos en Google News

Una máxima que también se lleva a cabo en Potata: fairy flower, la primera aventura de Potata Company protagonizada por una joven bruja y su viaje por el bosque de las hadas. Un viaje de sueños y amores para encontrar una cura para que su amigo zorro que termina desembocando en algo más grande. Es ahí donde precisamente radica el problema del juego, ya que este se toma muchas molestias en exponer líneas y líneas de diálogos que no nos ayudan a tener una visión global de todos los elementos que demuestran la extensión de su mundo y que nos ayuden a entender con seguridad parte de lo que es una historia sumamente sencilla y sin pretensiones.


Apartado técnico

Si algo nos enseñó Rayman Origins y su secuela, Rayman Legends, es su capacidad a la hora de mostrar estampas que dan la sensación de que estamos viendo ilustraciones o arte en movimiento. El resultado fue uno de los juegos más bonitos que hemos visto nunca, gracias sobre todo a la fuerza visual de la que hacían gala. Aunque no tan impresionante como la obra de Ubisoft, es difícil no enamorarse de los personajes de Potata: fairy flower, los cuales parecen haber sido sacados de un cuento con hadas, así como unos escenarios que van desde tonos alegres hasta otros más amparados en la oscuridad. En otras palabras, el juego de Potata Company tiene la suficiente variedad visual para mantener al jugado pegado a los mandos.

Una variedad que también se hace extensible a una banda sonora compuesta a base de temas que podemos escuchar en cualquier película de fantasía épica y que nos impregnan con su espíritu danzante.


Jugabilidad

Hay muchos videojuegos que tienen dificultades para abrazar y ser abrazos por distintos géneros. A veces, es la falta de costumbre, el no saber cómo compatibilizar dichos géneros. El origen puede estar en que los desarrolladores no supieron o no han podido demostrar mecánicamente como saltar de un género a otro. A simple vista, Potata: fairy flower es el típico juego de plataformas en el que tienes a Potata corriendo de un lado a otro, saltando por doquier y eliminando a la mayoría de enemigos con su espada de madera. Pero es mucho más que eso, ya que a veces tendremos que resolver varios rompecabezas.

Algunos son bastante sencillos y tienen bastantes referencias al efecto Tetris. Otros, en cambio, son un poco más difusos, ya que a través de enormes pantallas tenemos que coordinar una serie de cuadros de color numerados hasta dar con el patrón adecuado. Y si nos atascamos, casi siempre tenemos la opción de que algún NPC lo resuelva por nosotros. Por supuesto, a cambio de la moneda que se utiliza en este mundo. Sin embargo, eso nos privaría de la diversión, así como de enfrentarnos a patrones amparados en la repetitividad, dado que no hay mucha variedad dentro de los distintos tipos de puzles.

Otro problema en Potata: fairy flower es la falta de progresión y cohesión a lo largo de la aventura. A través de los numerosos diálogos, recibimos pistas de lo que puede a ocurrir a continuación, pero no sabemos a ciencia cierta si nuestra intuición es la acertada. Sí, ir de aventuras aumenta nuestra tolerancia a la indecisión, puesto que nos sitúa en situaciones donde las cosas no siempre salen según lo planeado. De hecho, puede ayudarnos a aprender a lidiar con las incertidumbres de una aventura. Por desgracia, dichas situaciones en Potata: fairy flower no propician tanto una sensación de aventura, sino un ritmo con altibajos y abocado al resentimiento.


Duración

Dicen que lo bueno si breve, dos veces buenos. Y aún lo malo, si poco, no tan malo. Llegar al final de la aventura que nos propone Potata: fairy flower no debería llevarnos más de tres horas, ni siquiera dedicando todos nuestros esfuerzos en ser lo más completistas posible con los numerosos desafíos que se nos presentan y que ponen a prueba nuestra habilidad a los mandos. Eso sí, que las apariencias amparadas en los cuentos de fantasía no os lleven a equívocos, porque el juego de Potata Company puede llegar a ser desafiante por momentos, tanto como para subir varios dígitos la duración total del mismo.

La muerte es segura, y aunque debamos tratar de evitarla y no resignarnos a morir sin hacerle frente, caeremos de forma irremediable. Sí, la aventura se desarrolla a un ritmo pausado, pero el sentido del mismo requiere que seamos precisos a los mandos. En otras palabras, cualquier fallo puede ser fatal, independientemente del número de corazones que tengamos en nuestro haber.


Conclusión

La formación de un vínculo de apego adecuado durante los primeros compases de cualquier aventura, es la base para un crecimiento adecuado. Lamentablemente, el ritmo tan dispar e inconsistente de Potata: fairy flower propicia que el desarrollo del mismo, con tantas buenas ideas sobre el papel y una presentación tan visualmente atractiva, acabe convirtiéndose en una experiencia algo irregular. Sí, es posible que cualquiera que disfrute de las aventuras con muchas plataformas en su haber, encuentren aquí cierto divertimento, pero hay muchas otras aventuras con los mismos valores que invitan a ser mas placenteras que la que nos ocupa.

Agradecemos a Potata Company el material proporcionado para poder realizar este análisis.

7
ACEPTABLE

Lo Mejor

  • Visualmente precioso. Parece sacado de un cuento de hadas.
  • Llega a ser desafiante por momentos.
  • Buenas ideas sobre el papel si nos amparamos en la cantidad de géneros que atesora.

Lo Peor

  • Una sobreexposición innecesaria compuesta a base de líneas y líneas de diálogos.
  • Un ritmo inconsistente que afea el desarrollo de la aventura.
  • Falta de cohesión.
8 Apartado Técnico
5.5 Jugabilidad
7.5 Duración
Facebook Twitter E-mail
Alejandro Serrador

Jugador empedernido que descendió a los infiernos en pos de enfrentarse a sus demonios internos. Una experiencia que, a su vez, me llevó a redactar todo tipo de escritos.

Deja una respuesta