Análisis de Gynoug



Todos sabemos que existen géneros de todos los tipos, y para todos los gustos. Hay juegos pensados para aquel que desea relajarse y despejar la mente con hermosas visuales y un tranquilizante música, otros dispuestos a probar nuestro cerebro, algunos en los que simplemente deberemos provocar más caos que en una película de Schwarzenegger, y otros en los que se nos probará la paciencia y los reflejos de principio a fin, tal como ocurre con Gynoug, un entretenido Scrolling Shooter el cual hace realmente poco como para justificar su relanzamiento. 

Quizás los que tengan edad suficiente como para haber visto Star Wars en cines(Con esto me refiero a la después conocida como Una Nueva Esperanza) no necesitan introducción alguna, ya que es posible que hayan probado este título cuando se estrenó a principios de los noventa. Para todos aquellos que ni siquiera hayan visto The Matrix o El Señor de los Anillos en cines, les comento que este juego es parte de un género el cual fue bastante explotado por aquel entonces, y cuyo gameplay nos enfrentaba a un montón de enemigos, a la vez que recogimos poderes e intentamos esquivar un infierno de balas. Como suele ocurrir dentro de todos los géneros, había quienes hacían la propuesta más interesante e incluso compleja, y otros, como es el caso de Gynoug, que simplemente se aseguraban de hacer lo mínimo indispensable para no aburrirnos.

En el caso de este título, lo mínimo no arranca solo con las mecánicas, sino que lo hace con el mundo y su historia, ya que no existe nada que nos diga quién somos, qué está pasando o cómo nos llamamos. Bueno, puede que justamente Gynoug sea el nombre de nuestro personaje, pero no tengo manera de confirmar esto dentro del juego. Y si, se que tampoco es un aspecto que cambie nada, especialmente con un juego de hace casi 30 años, pero no deja de sentirse perezoso no solo el saber que el juego no nos regalaba ni un párrafo de texto en aquel entonces, sino también que en este relanzamiento no aprovecharon para mejorar esto.


Apartado técnico

Pasando al aspecto técnico, la verdad es que no nos encontramos con nada especial, pero tampoco con nada que en general, nos haga querer arrancarnos los ojos y los oídos. A nivel sonoro contamos con efectos y música estilo 16 bits, siendo los primeros demasiados sencillos y estando presentes sólo en las explosiones de los enemigos al morir, las magias y en los impactos de nuestros disparos en los jefes, y lo segundo, ósea la música, bastante aceptable, con algún que otro momento destacable, pero sin contar con alguna pista que pueda llegar a resultar memorable o que se nos vaya a quedar pegada en la cabeza.

A nivel visual también contamos con un estilo 16 bits bastante común, y sin nada que lo haga sobresalir. La variedad de enemigos es respetable, incluso aunque se termine sintiendo como una mezcla de cosas sin sentido, algo que también ocurre con los jefes y los mini jefes. Los escenarios por su parte no están mal y cuentan con un diseño variado e incluso desafiante de a ratos, aun cuando contamos con un quinto nivel el cual no solo es bastante confuso, sino que feo como una micro transacción, además de que el personaje principal, si bien se supone que es una especie de ángel, termina pareciendo un policía uniformado con alitas de pollo.

Esta versión nueva del juego también trae algunas simples opciones de configuración visual, tales como un filtro CRT personalizable para los nostálgicos, además de poder cambiar la relación de aspecto y la calidad de imagen, aunque honestamente esto último para mi tuvo un efecto bastante imperceptible.


Jugabilidad

La jugabilidad por su parte es bastante sencilla de comprender, aunque habrá gran parte de lo que hagamos que dependerá principalmente, de que tan buenos o malos reflejos tengamos. Esto se debe a que por sobre el hecho de que estaremos constantemente manteniendo presionado la A, para que nuestro personaje dispare constantemente(Algo casi obligatorio en este género), deberemos estar moviéndonos sin parar para esquivar no solo enemigos sino también las muchas balas que, especialmente con los jefes, no dejarán de venir en nuestra dirección. Es importante aclarar que el disparo antes mencionado, no será el único ataque que tendremos a nuestra disposición, ya que a medida que avancemos por los niveles también podremos hacernos con diversas magias de uso limitado, tales como disparos teledirigidos, un escudo o bolas de fuego que disparan en diagonal, entre otros, de los cuales podremos llevar hasta 3 a la vez, y que podrán ser seleccionados al presionar el gatillo izquierdo, y disparados con el botón X.

Estas habilidades podrán ser conseguidas al dispararles a unos rombos que aparecen cada tanto en pantalla, y que además podrán otorgarnos recargas o mejoras para la barra de vida, aumentar la cantidad de líneas de disparo de nuestro personaje o incluso, cambiar el estilo de nuestro disparo principal.

La dificultad del juego por su parte nos ofrece un desafío interesante, el cual a veces puede escalar de relativamente sencillo, a “Oh Hell No” en un simple parpadeo, especialmente con los jefes y los mini jefes. Algunos de estos, sobre todo los primeros pueden llegar a ser bastante fáciles, mientras que los últimos llegan a ser todo lo opuesto, en particular el jefe final, el cual no solo nos dispara una buena cantidad de rocas que nos perseguirán por la escena, sino que también, por más que estemos disparando en su punto débil, este no siempre detectará el daño. Aun no estoy seguro de si esto es un error de diseño, o hubo algo que no entendí, pero puede llegar a ser medio frustrante, en especial si por esto terminamos perdiendo todas nuestras vidas, viéndonos obligados así, a reiniciar nuestra partida de cero.

Esto igual me trae al último punto que quería mencionar, y es que existe una interesante ayuda en esta nueva versión del título, la cual de ser bien utilizada, nos pueda salvar el juego en más de una ocasión: La posibilidad de rebobinar. Y es que tal como leen, si mantenemos presionado el Bumper Izquierdo en cualquier momento de nuestra partida, podremos deshacer cualquier acción del juego, ya sea una muerte, daño recibido o incluso algún ítem que nos hayamos pasado por alto. Se que esto seguramente sea un pecado peor que ponerle ananá a la pizza para cualquier amante del género, pero al final del día no solo no es algo obligatorio, sino que también puede resultar útil para extenderle una mano a los jugadores casuales, o a aquellos que directamente nunca le entraron a este género.


Duración

En cuanto a la duración, este título nos puede ofrecer un amplio rango de tiempo, dependiendo de qué tipo de jugador somos, y que tanto nos traiga el género. El juego cuenta con 6 misiones en total las cuales, si logramos finalizarlas del tirón, nos pueden tomar unos 50 minutos aproximadamente, pero como suele ser costumbre, es altamente improbable que en una partida normal. Y es que si bien, el juego original nos permite seleccionar entre 3 dificultades, además de poder elegir si contar con 3, 4 o 5 continuaciones, el nuevo menú que se agregó como antesala al original, nos otorga ciertas opciones que nos permitirán no sólo guardar o cargar una partida, sino también configurar la dificultad a través del uso de cheats.

Continuaciones ilimitadas, vidas y magias infinitas, ser invencible o incluso retener nuestras armas al morir serán las opciones que podremos activar a gusto antes o durante una partida, algo que se puede prestar para quizás relajarnos un poco y simplemente pasear por la experiencia.


Conclusión

La verdad es que, sin ser adepto al género, no puedo negar que Gynoug es un título entretenido, el cual sin llegar a ser exponente del género o contar con mecánicas super interesantes, nos presenta una experiencia la cual sirve para matar algún rato libre que tengamos durante el día. Así y todo, si nunca lo jugaron y buscan un título de este género, que no solo sea interesante, sino que también nos presente un gran e interesante desafío, les diría que miren para otro lago y se hagan con una copia de Ikaruga. Por otro lado, si nunca le entraron a este género pero les interesaría probarlo, también diría que se hagan con Ikaruga, pero no sin antes empezar por Gynoug, ya que este no es tan asesino en su dificultad como el juego de las naves y los escuditos.

6.7
BUENO

Lo Mejor

  • Experiencia simple, pero entretenida
  • El factor nostalgia va a seguir alcanzando a quienes lo hayan jugado en su momento

Lo Peor

  • La dificultad puede ser muy castigadora de a ratos
  • No cuenta con nada que lo haga resaltar sobre el resto
7 Apartado Técnico
6 Jugabilidad
7 Duración
Facebook Twitter E-mail
Alexis

El loot como vicio permanente, y los Hack n Slash como cura momentánea. Fan de Metal Gear Solid. Lo que mas me importa es la diversión y disfrutar mientras que dure, lo demás pasa a segundo plano generalmente.

Deja una respuesta