Alemania clasifica los videojuegos como medio cultural, permitiendo símbolos anticonstitucionales