Una actualización llega al sistema operativo de Xbox One