Aaron Greenberg: «La calidad de los juegos importan lo mismo que sus especificaciones»