El creador de A Way Out estuvo a punto de firmar con Microsoft