Una obra de culto de la anterior generación llega hoy a la retrocompatibilidad