Microsoft opta por engordar sus estudios de confianza para encarar el futuro