¿Ha perdido Microsoft el tren de la nube?