Descansa en paz George A. Romero, el mundo del videojuego te debe mucho