Titanfall es algo más que un espectáculo técnico