Titanfall echa por tierra los argumentos sobre la resolución y el número de jugadores online